f

domingo, 15 de marzo de 2015

¿Qué quieres ser?






Solo quieres ser la espuma
de las crestas mis de mis olas,
tan solo esa solitaria farola,
que mi sombra proyecta oscura.
 No eres mi fuente de los deseos,
tan solo el agua que se derrama.
Quieres ser una simple rama,
y no hojas que como el viento ondeo.
 No quieres ser mi corazón,
pero lo anhelas con mi llanto.
No quieres ser ese blanco manto,
pero sí el sol que lo derritió.
 Persistes en estar en mi mente,
pero no ser el olor de mi almohada.
No estar tumbado bajo estrellas doradas,
pero sí ser el aire frio de poniente.
 No eres la caricia que espero en mi piel,
solo arañazos que cubren mi alma.
No eres un mar celeste, en calma,
sino intranquilo, plateado, cruel.
 Eres, en la tormenta, el trueno,
pero no el rayo que me ilumina.
No eres la rosa que germina,
sí la espina que enreda mi pelo.
 Podrías ser el final de la novela
y no la hoja que corta mis dedos.
Quisiera que fueras mi cielo,
pero solo eres mis noches en vela. 
 ¿Por qué no eres la luz que me ilumina,
en vez de la negra cera derretida?
¿Por qué no eres más que mentiras,
palabras bonitas que destrozan mi vida?
 Prefieres ser frio, no calor.
Deseas ser insípido, sin sabor.
Perro ladrador y no poco mordedor.
 Dime, ¿qué quieres ser?
 Solo te pido que seas mis ojos,
y no solo lágrimas destrozadas.
Ser mi boca, mi cuerpo, mi alma,
y no un recuerdo, no un antojo.
 Sé mi compañía, no mi soledad.
Sé mi compañero, no uno más.
Sé mi querer, sin dudar.

 Autor: Francisco José Ayala Espinosa (@FAyalaEspinosa)







No hay comentarios:

Publicar un comentario