f

martes, 8 de marzo de 2016

Pan y Rosas





Qué exista en el calendario un día al año para celebrar a la mujer con toda la importancia que esto implica, no es un asunto baladí.  El 8 de marzo se conmemora la lucha de la mujer, a través de la historia, por la igualdad laboral y los derechos al mismo status social que el hombre.
Aunque para muchos, el recuerdo de esta celebración les lleva solo hasta finales de siglo XIX, como consecuencia de las primeras manifestaciones de las mujeres obreras exigiendo igualdad salarial y horarios más justos, la lucha de las mujeres se remonta hasta muchos siglos atrás, porque se ha necesitado de un largo camino para alcanzar muchos de sus objetivos. Ya desde la Magna Grecia, nos contaba Aristófanes en su Lisístrata, como ella  inició una huelga sexual a la que se sumaron todas las mujeres de los aguerridos soldados para que terminara la guerra entre atenienses y laconios En aquellos días esas eran sus armas, tal vez aún más cortantes que las espadas de sus hombres. Aquella guerra civil terminó con Lisístrata de mediadora.  Si, es una obra de teatro de la Grecia Clásica, pero Aristófanes sabía que su heroína podía ser todas las mujeres que tenían un objetivo por el que luchar. 


Algunos siglos atrás las mujeres se cansaron de esperar el regreso de los hombres que salían a la guerra o a buscar el sustento familiar. Ellas quedaban en casa y eran ellas las que tenían que resolver las situaciones más inmediatas para que a sus hijos nos les faltara el pan, aunque fuese pan duro de varios días.  En París se echaron a la calle y en masa marcharon hacia Versalles pidiendo igualdad ante una corte que vivía aislada del hambre y el dolor de su pueblo. La Revolución Francesa es recordaba por varios hombres insignes, pero fueron las mujeres las que tomaron las calles para dar inicio al grito de igualdad, libertad y fraternidad, además, para pedir el sufragio de la mujer. En cualquier lugar del mundo, podemos encontrar en su historia las huellas que han dejado muchas mujeres que no se resignaron ante la injusticia y que pelearon, algunas hasta la muerte, por tener los mismos derechos que el hombre. 
Y así, a través de la historia llegamos al 8 de marzo de 1908. Ese día miles de mujeres se manifestaron por las calles de New York para exigir sus derechos laborales, mejor salario, recorte de las jornadas y el voto. El slogan que pasearon por la ciudad fue “Pan y Rosas”. El pan simbolizaba la estabilidad económica que pedían y las rosas, la igualdad social que merecían. El día internacional de la mujer se empezó a celebrar en diferentes fechas y desde entonces, han sido muchas las ocasiones en las que las mujeres han salido a tomar las calles para reivindicarse. Hoy tiene una dimensión mundial y siempre con el mismo propósito.
Desde este blog, deseamos a todas nuestras lectoras un Día Internacional de la Mujer lleno de esperanza y fuerza. A las que trabajan fuera de casa y se enfrentan a diario a la dura lucha por la igualdad laboral y a las que trabajan en casa, cuidando de sus seres queridos. Una mujer somos todas las mujeres.
@Clubpoetasblog 


... Y además 
Para conmemorar este día tan especial os dejamos enlace a la historias de dos mujeres que consiguieron dos grandes hitos:  Clara Campoamor que logró el voto para la mujer en la España de 1931,  la pintora Artemisa Gentileschi que disfrutó de un gran éxito en la Florencia de siglo XV siendo la mujer el centro de su pintura cuya fuerza expresiva traspasa el lienzo. Y el microrelato "Mujer anónima luchadora (la abuela)" en el cual cada uno de nosotros puede identificar a alguna, varias o a todas las mujeres de nuestra familia. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario