f

martes, 8 de abril de 2014

Enamórate

Las seis de la mañana; me suena el despertador; lo retraso unos minutos más pues el sueño me vence, cuando me vengo a dar cuenta y empiezo a despertar, miro el reloj: - ¡Se me ha hecho tarde!

Con una sonrisa un tanto dulce pienso para mis placeres "la noche fue intensa"... Me levanto rápido, me visto, me pongo mis tacones, me lavo la cara, me cepillo los dientes, me peino y pienso: -¿No tendrán remedio para este pelo un tan alborotado?. Me voy tomando un café mientras cojo la carpeta, la chaqueta, me hecho unas gotas de perfume, y a toda prisa pienso... "me voy pintando por el camino, total no tengo mucho enmiendo para mi cara..."

Cojo las llaves del coche, cierro la puerta de casa y me voy a toda prisa a coger el vehículo, arranco y me voy de camino al trabajo.

Mientras voy en el coche conduciendo pienso "qué pena aquí no tengo las vistas que tenía en casa de mis padres... como me gustaba tomarme el café tranquilamente con aquellos alboreos que robaban el alma. Y aquella olor tan peculiar a limón y a tierra húmeda... era únicos aquellos momentos, los extraño muchísimo."

De repente se me crea una sonrisa y me sale una carcajada, y estoy yo sola en el coche en mitad de la carretera, pero es que era muy graciosa la escena de anoche; él, yo... en fin, una escena muy jocosa y llena de emoción, intentó besarme pero le salió fallido el propósito y acabemos los dos riéndonos y haciendo un bailoteo sin sentido y fue algo muy cómico, la verdad.


Un semáforo en rojo , mi oportunidad para pintarme los labios, saco el pintalabios y me doy cuenta que el hombre del vehículo de al lado está con la boca abierta, lo miro de reojo, me termino de pintar los labios, lo miro en seco, se queda impresionado, le saco la lengua en plan burla, el semáforo se pone en verde y aprieto el acelerador a toda prisa, pues el sofocón que me acaba de dar por la escena que acabo de vivir no es para menos, sino para ir echando chispas, miro por el retrovisor y me doy cuenta que el hombre se estaba riendo, y yo no tengo más remedio que hacerlo.

Llego al trabajo; deposito las cosas sobre mi mesa, enciendo el ordenador, y recibo un mensaje de correo, lo abro y es un mensaje pastoral su finalidad alentar el espíritu, el mensaje dice así:

EL MENSAJE DE LOS VIERNES 

“MIRA BIEN DE QUE MUJER TE ENAMORAS”
 "No te enamores de una mujer inteligente, de una mujer que siente demasiado, de una mujer que escribe y piensa mucho. Tampoco la escuches o prestes mucha atención a lo que dice,... porque se meterá en tu corazón sin que te hayas dado cuenta. 
Enamórate de una simple, básica y en lo posible que tenga mala ortografía, ella te dará alegría sin sabor, de esa que no despierta emoción. En cambio, una chica inteligente, sería capaz de narrar la historia más aburrida y hacerla parecer divertida, interesante, ocurrente. Esa que escribe hasta en una servilleta, será capaz de moverte algo más que el piso.
Búscate una chica artificial que solo se preocupe por su aspecto, de esas a las que les gusta mostrar el cuerpo; te vendrá bien en todas esas fotos y reuniones sociales. Tu mamá dirá que podrán tener hijos hermosos y que ella se dedicará a cuidarlos cuando llegue el momento. 
Una chica a la que le gusta escribir y leer, en cambio, podría reírse de alguna tontería en plena calle, cuando recuerde algún chiste o cuando decida ser ella misma en alguna reunión y convertirse en una persona interesante llena de cuentos y aventuras. Su risa podría ser muy franca, viral y contagiosa; de hecho podría hacerte reír todo el tiempo. Por cierto, además de genuina también es muy femenina, pero lo es con un vestido de noche o con jean y zapatillas, porque es mujer por su esencia y no por aquello que viste. Es bellísima siempre, con un traje de diseño o con el cabello apenas atado y ropa de entrecasa.
Mejor disfruta de tu vida con una chica cualquiera, trivial, playita y simple, de esas que a todo te dicen “Si” y nunca te contradicen en nada, sin siquiera mantener una opinión propia. Tendrás una vida sin preocupaciones y sin montañas rusas emocionales. Siempre sabrás qué esperar y cómo, hasta cuando estén en la intimidad. 
Por otra parte, esa clase de mujeres abundan en todas partes y son más fáciles de conquistar. Te será fácil encontrarlas, por lo general se suelen ofrecer mostrando, antes que sugiriendo. Son de las que no dejan nada librado a la imaginación, y puedo asegurarte que será así por el resto de su vida.
Deja de lado a aquella chica que escribe, atrevida, misteriosa y oculta detrás de su inteligencia. Esa que es capaz de mostrar su lado más salvaje cuando se siente cómoda y aceptada, porque será ese, aunque no lo creas, el momento en que resultará más atractiva que nunca. Ella, la chica que escribe, que lee, que disfruta, que cuenta historias será todo un reto. Mantenerla a tu lado no será cuestión sencilla. 
En cambio, aquella chica que no escribe ni siquiera un papel para decirte cuanto te ama o que ni siquiera sabe enviar un mensaje de texto sin abreviar todo, será mucho más fácil de mantener, llévala a fiestas ruidosas y llenas de gente plástica que solo asiste a aquellos lugares para que el ruido de la música les impida escuchar la tristeza de sus pensamientos.
Conquista a una mujer que no escriba ni le guste pensar demasiado, ella será fácil a la hora de consentirla y hacerle regalos, para ella solo será cuestión de flores y chocolates, sin esperar más allá. 
Piensa sin embargo, que si te enamoras de una mujer inteligente, deberás escribir mucho, saber de buena música, o sencillamente regalarle lo único que te exigirá siempre: calidad de tiempo. Ella necesitará que la enamores todos los días, hablándole y escuchándola.
Para ella cualquier regalo podría ser especial, pero nunca sabrás con seguridad qué es «cualquier regalo» porque sabes que ella retará tu creatividad. Por otra parte, será mejor que cada vez que ella hable, la escuches atentamente (no solo hagas de cuenta que la oyes) o la perderás para siempre y te cerrará su corazón. Ese tipo de mujeres suelen ser muy seguras y pragmáticas, o te aman incondicionalmente o te dejan de amar para siempre.
En fin, enamórate. Enamórate de la que irrumpa en tus sueños cuando menos lo esperes, enamórate de esa que te rete y te desafíe. Conquista a esa mujer que, sin darse cuenta, ya entró en tu cabeza, se metió en tu corazón y no puedes ni la quieres quitar de allí. Enamórala porque te la imaginas en tu casa, contigo a tu lado, en medio de un caos en la cocina. Enamórala con frases inesperadas, con música que te conecte a ella, con deseos y mensajes que llegan a deshora solo para recordarle que la extrañas. Enamórense. Pero si descubres que ella es mucho para ti porque reta demasiado tu mente y es demasiado única, corre a buscar a la chica que no escribe, ni lee mucho, esa que no opina de nada, que nunca discute, que a todo te dice “Si”, y tendrás a una de las tantas mujeres comunes que pululan el universo femenino.
Y a propósito, una talentosa poeta Dominicana llamada Martha Rivera Garrido, alguna vez escribió algo así: “No te enamores de una mujer culta, maga, delirante, loca. No te enamores de una mujer que piensa, que sabe lo que sabe y además sabe volar; una mujer segura de sí misma, y mucho menos de una romántica que ame la poesía (esas son las más peligrosas), o que se quede media hora contemplando una puesta de sol, el viento y no sepa vivir sin la música. Ni de una mujer que es bella sin importar las características de su cara y de su cuerpo. No te enamores de una mujer intensa, lúdica, lúcida e irreverente. No quieras enamorarte de una mujer así. Porque cuando te enamoras de una mujer como esa, se quede ella contigo o no, te amé ella o no, de ella, de una mujer así… jamás se regresa"  por Dante Gerbel.

El mensaje me deja pensativa, pues me ha impresionado y me ha gustado mucho, y parece que dio en el clavo a lo que yo estaba viviendo en estos momentos y se me crea una sonrisa un tanto pícara pues no se me va él del pensamiento y de lo bien que me lo pasé anoche. De repente recibo un mensaje en mi teléfono móvil y dice así:

Gracias por tu poema en la servilleta, es precioso, lo guardaré siempre como recuerdo de esa maravillosa noche, eres especial y me gustaría repetir, ¿Quedamos el sábado?

¡Vaya! Me pongo la mano en el pecho pues se me acelera el corazón, intento tranquilizarme, y decido responderle con otro mensaje:

Eso está hecho pasa a recogerme a las nueve de la noche, lo pasaremos genial, y sí guárdalo pues esas palabras fueron escritas solo para ti, tú también eres especial para esta alocada chica.

Intento recordar el mensaje en aquella servilleta, y creo recordar bien si mis neuronas no me fallan que escribí esto:
"Regálame una noche sin estrellas y yo te prometo que en cada crepúsculo colgaré un lucero solo para tu asolado cielo."
Al parecer él se decantó más por la poeta intensa y algo loca ¿no? ó ¿el loco es él por querer repetir una
noche romántica con una mujer como yo?


“La mujer que hace un mérito de su belleza, declara por sí misma que no tiene otro mayor”
 Julie de Lespinasse




2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Me alegro que te guste como ha quedado. Y Gracias por prestarnos tus bellas letras.

      Eliminar