f

viernes, 29 de noviembre de 2013

Insomnia




Las 02:05, las 02:10, las 02:15…. ¿De quién fue la brillante idea de comprar ese reloj digital que refleja el paso del tiempo en el techo? … ya no le quedaban más ovejas que contar…. Se levantó y miró a la mujer que yacía dormida en la cama sin poder recordar por qué se había casado con ella. Se dirigió al cuarto de al lado, abrió la puerta… sí seguían dormidos…  adoraba a esos dos críos, daría la vida por ellos,  pero siempre pensó que pasaría su treintena viajando, viendo el mundo.
Entró en la habitación contigua, su despacho. Encima de la mesa estaban las carpetas que había traído del trabajo. Encendió el ordenador y mientras se ponía en marcha abrió una de las carpetas, y recordó el día que le llamaron para confirmarle que había conseguido el trabajo,  sintió que el mundo era suyo, que estaría bajo sus pies… dinero, poder y ambición. Pero aquel trabajo excitante, electrizante y  adrenalínico se había convertido en algo rutinario, monótono, aburrido. Evocó sus tiempos universitarios, cuando se había prometido revertir en los demás aquello que había aprendido… pero se vendió, como todos, salvo unos pocos, por dinero. Así que acabo por jugar al juego de siempre, aquel que le ayudaba a matar el rato, a asesinar el tiempo.

Miró el reloj, las 03:40… ya le dolían las muñecas de tanto manejar el ratón… y seguía sin superar aquel maldito nivel. Apagó el ordenador y bajó a la cocina y se hizo un café con leche que acompaño con las únicas galletas que había, unas que había comprado su mujer, una mezcla de hierbajos, tropezones de un cereal no identificado y un supuesto sabor a manzana ¿Por qué no le compraba las galleta de chocolate que tanto le gustaban? Ah sí, ya lo recordaba… había que cuidarse, aparentar no haber cumplido aún los treinta, cuando hacía un par de  años que ya pasaba de los cuarenta… 

Se dirigió con su tazón de café con leche y el sucedáneo de galletas hacía el salón… nadie le estaba mirando, rompería las normas, comería en el sofá, delante del televisor. Al terminar intentaría no dejar evidencias, no dejar pruebas que delataran su delito ya que la pena impuesta sería los continuos reproches y quejas de ella. Encendió la televisión e hizo un barrido por los diferentes canales: videntes, bingos, ruletas y su preferido, la teletienda. Mientras disfrutaba de su tentempié quedo fascinado por los cuchillos irrompibles, el cinturón quemagrasas y la milagrosa crema antiarrugas, en el momento en qué miró el teléfono con ojos golosos decidió apagar el televisor. 


Y todo quedó, a oscuras, en silencio…. Miró a sus alrededor, observó las paredes de su salón, la entrada de la cocina, y el recibidor sin conseguir entender como había acabado en aquel adosado en las afueras de la cuidad cuya hipoteca le tendría atado al banco por siempre jamás, cuando lo que él siempre había querido era  vivir en el centro, de alquiler, sin necesidad de ser esclavo de un banco, trabajar y residir donde la  vida, el destino o el viento lo empujarán…
Volvió a mirar el reloj… las 05:30 tan sólo quedaban treinta minutos para que el despertador sonara, para que arrancará un nuevo día de su tediosa, aburrida e indeseada vida, y fue entonces cuando comprendió cuales eran las verdaderas causas de ese insomnio que le había acompañado los últimos años de su vida. 

Autor: Carmen @Persefone123 

"La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días".

Benjamin Franklin




Carpe diem


Carpe diem

Buscamos la felicidad perdidos
en parcelas escondidas del misterio,
recorriendo miserias sin criterio
por anhelos de vida mal medidos.

Luchamos por lo que no hemos tenido,
el idilio no se entiende y el serio
destino arroja impío al cementerio
los sueños que aún no hemos vivido.

Olvidamos que el presente es momento
donde la magia surge en cada esquina
y todo fluye en continuo movimiento.

Y sólo observando el camino hollado
llegamos si acaso a ver el peligro
de ser presos del futuro o pasado.






"La vida es una obra de teatro que no permite ensayos...Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida... antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos".
Charles Chaplin

 Más de Ismael H. en su blog Siente las letras

lunes, 25 de noviembre de 2013

La carta #microrelato



         "Diálogo"
Cuando alguien me pregunta
por qué hablo tan poco y mal
de mi difunto padre
le contesto con un par de bofetadas
mi padre hubiera hecho lo mismo.
 
                Ferran Fernández, en Lógica sentimental (Los libros de la frontera, 1997)






Las tres mariposas

         
Las tres mariposas 


El 25 de noviembre de 1960, en el fondo de un acantilado de la costa de República Dominicana, aparecieron los cuerpos de las activistas políticas Patría, Minerva y María Teresa Mirabal. Lo que en el dictador Rafael Trujillo tildó como un trágico accidente, en realidad se trataba del brutal asesinato de las hermanas Mirabal a manos de la policía secreta por orden directa de Trujillo. Pero lo que nunca pensó fue que este crimen supondría el principio de su fin al despertar la conciencia de la población que hizo que el dictador perdiera todos sus apoyos. Fue asesinado seis meses después del crimen de las hermanas Mirabal.

Rafael Leónidas Trujillo accedió al poder de República Dominicana por un golpe de estado perpetrado el 23 de febrero de 1930, proclamándose presidente de la República. Se perpetuó en el poder durante 31 años haciendo de su mandato una de las más crueles dictaduras de Latinoamérica. Se apoyó en el ejército y la policía que reprimieron brutalmente cualquier conato de oposición, además de enriquecer a unos pocos en detrimento de la mayoría de la población del país. Era tal su delirio de grandeza y megalomanía que llegó a cambiar el nombre de la capital dominicana por Cuidad Trujillo y construyó grandes obras cuyo único fin era mantener su memoria. Estas circunstancias hicieron que perdiera el apoyo del ejército y fue asesinado el 30 de mayo de 1961 por un grupo de militares.
No es de extrañar que con este ambiente, la conciencia política de las hermanas Mirabal se despertara a una temprana edad dedicando gran parte de su vida a la luchar por la libertad de su país y eso las llevó a crear el “Movimiento Revolucionario 14 de junio”. En 1959 Minerva lideraba esta organización junto a su marido, llegando a tener más de 6.000 miembros que hizo que se convirtiera en  una verdadera  amenaza para el dictador, que no dudó  en acabar con ella.

Es por ello, que en mayo de 1960 la mayoría de los activistas del 14J fueron juzgados y condenados a tres años de cárcel por un supuesto delito contra la seguridad nacional. Entre los condenados se encontraban Minerva y María Teresa Mirabal. Ante las presiones internacionales, y como medida de gracia, el 9 de agosto de 1960 las dos hermanas fueron puestas en libertad. Pero éstas no se amedrentaron, y junto con su otra hermana, siguieron con sus actividades políticas. Ante tal situación, Trujillo decidió tomar medidas y trasladó a otra prisión a los maridos de las tres hermanas Mirabal, que también fueron condenados a 3 años de cárcel por sus actividades en el 14J.  En uno de los viajes de regreso de visitar a sus  maridos, y por orden directa del dictador, la policía secreta les tendió una emboscada y fueron asesinadas a palos. Las tres hermanas Mirabal son conocidas como “Las Mariposas”, ya que su nombre en clave dentro del “Movimiento 14 de junio” era Mariposa 1, Mariposa 2 y Mariposa 3.
En honor a estas tres mujeres de conmemora el 25 de noviembre, el día de su asesinato, el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Aunque la propuesta para esta fecha se remonta a 1981 en el primer Encuentro Feminista de Latinoamérica y el Caribe, no fue hasta el 17 de diciembre de 1999 cuando la  Asamblea General de la ONU dió oficialidad a este día. 


"Nada traduce toda la tempestad de mi alma”
Minerva Mirabal 




Never back down...

              
  Never back down...


Que tu sonrisa no decaiga por amargos tiempos... 
que nadie controle tus miradas, 
y marchite el sentimiento...


Que tu lucha es recordada con cada sonrisa esperanzada,
ante la ruta desanimada...

Que las heridas del pasado
son las rosas del futuro...


Aquel que te trata con desprecio...
el que corrompes tus sueños a traición...
no merece ni un momento en tus adentros...

¡Basta de tanta decepción...!


Que no ralentice tus pasos,
sigue tu ruta sin reparos...


Alabada sea tu razón....
por recorrer este duro camino a tu lado...





"Sólo cuando se somete, él la maltrata. La mujer ha de fortalecer su espíritu para poder decidir y liberarse." 
Miguel Oscar Mensassa


Más de Alejandro Salvatierra en su blog  www.caminatabajolasombra.blogspot.com.es

Donde me lleven mis alas

     

DONDE ME LLEVEN MIS ALAS

Me amabas, eso me decías…
Comencé a volar con tus alas y a olvidar las mías.
Mi piel, se acostumbró a tus dulces y suaves manos,
vibraba de ciego amor, cada vez que te sentía a mi lado.
Hechizada por tu voz, no he querido oír ninguna otra melodía,
Aliento de intenciones que susurradas a mi oído.
Pintaste un paraíso y me hiciste sentir la flor más hermosa,
Terciopelo delicado que cuidabas como una rosa.

Tus manos, ya no me estremecen cuando mi piel alcanzan,
han dejado de ser caricias, ahora, con ellas,  me desgarras.
Aquella única música, se convirtió en horrible y amargo grito,
que aturde mi apagada alma y cercena mis sentidos.
Has marchitado la rosa destrozando con saña cada  pétalo,
Ya no existe paraíso, solo celdas de un infierno,

Mi carne, ha soportado los envites de tus miedos y tus dudas,
Pero, es mi alma la que tiene la herida más honda y triste.
He despertado de pronto, he recobrado mi estima,
Con el tiempo, curaré estas heridas y las haré cicatrices,
Mis alas no estaban muertas, solo estaban dormidas,
Hay un nuevo aire, volaré lejos de ti, donde mis alas me lleven.




"Dios susurra y habla a la conciencia a través del placer, pero le grita mediante el dolor: el dolor es un megáfono para despertar a un mundo adormecido"
  
Clive Staples Lewis




domingo, 24 de noviembre de 2013

Siempre estuvo tan cerca.... #microrelato



Y allí estaba, intentando sobreponerse a lo que había sucedido,  a lo que estaba viendo, miraba la imagen una y otra vez, no había dudas, pero seguía repitiéndose
           -No puede ser...
Su corazón se aceleraba cuando recordaba el momento en el que "lo vio". Cuando enseñando las primeras imágenes de su cámara recién estrenada le dijo:
          -Tenías que haberle dicho a él que te hiciera una  foto
          -A quíen...
          -Al señor que está a tu lado- le contestó
          -Tiene que ser tu padre ¿verdad? Se parece tanto a ti...
          -¡No puede ser, no había nadie conmigo!
La cabeza le daba vueltas y casi sin pensar y de un manotazo le quitó la cámara, y allí, justo a su lado, en la foto que ella misma se había hecho, estaba su padre que hacía tantos años que había muerto. Siempre había tenido la sensación de que lo tenía muy cerca... Y ahora lo veía, rodeándola con el brazo, tal como lo recordaba, tal como lo veía en la foto que cada día cogía para darle un beso... Y sonriéndole.
Autor:  @lasevi39 

"No hay palabra ni pincel que llegue a manifestar amor de padre".
 Mateo Alemán

jueves, 21 de noviembre de 2013

Pensando en ti #microrelato




Autor: Ismael H

"Querida Susanne,
       
              Te escribo en el reverso de una fotografía que hice ayer mientras contemplaba las estrellas pensando en ti. Sé que te prometí que regresaría pronto convertido en un arqueólogo famoso pero mi búsqueda aún no ha terminado. En este océano de dunas, el tiempo y el espacio no se rigen por las mismas leyes de la lejana Londres… Aun así, sospecho que estamos cerca del gran descubrimiento y sólo te pido que no me olvides, que continúes asomándote cada noche por la ventana. Los dos sabemos que mientras sigas viendo la misma luna que yo veo ahora, no habrá distancia suficiente que pueda separarnos. Me despido esperando ya tu anhelada contestación. Tuyo siempre,


                                                                                                                                                                                                                                    Howard Carter"

"El valor de las cosas no está en el tiempo que duran, sino en la intensidad con que suceden. Por eso existen momentos inolvidables, cosas inexplicables y personas incomparables"
 Jorge Bucay



 Más de Ismael H. en su blog Siente las letras

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Poeta Muerto



POETA MUERTO

Caminando entre sombras alargadas...
calles demacradas...

Escribo estos versos...

Fulmino vaguedades
respirando con dificultades...
estas palabras...

disfrazadas de tantos momentos finales...

Desvarío en la noche...
bocanadas de aire frío...
sintiendo que el error nunca se marchaba...

Que la estupidez nunca saciaba
su hambre desorbitada...

Pensando,
encallado en la condena...

Barajando torturas en mi ser...
desorientado, sin saber...
dónde la brújula dejé...

despejando mis adentros
con textos de Baudelaire...




"En el transcurso de la vida, las personas atraviesan por ciertas fases de profunda desorientación y abatimiento, hasta tal extremo, que algunas se olvidan de que están vivas". 
José Luís Rodríguez Jiménez 


Más de Alejandro Salvatierra en su blog www.caminatabajolasombra.blogspot.com.es


Mirando el otoño



Mirando el otoño

Mirar los diferentes matices del verde de aquellas sinuosas colinas desde la ventana, se había convertido en la primera y más importante imagen de todos sus días. Con su tazón de café y la mirada llena de color, se dispuso a comenzar el día, intentando, una vez más, que la inspiración hiciera aparición de un momento a otro. Para ella, parecía en ese momento, que ya todas las historias de amor se habían escrito. De sus propias manos habían salido dos grandes historias que la habían catapultado al éxito literario. Ahora, se sentaba, como todos los días a esperar que algo le diera ese motivo que necesitaba para crear la más bella de todas.

Mabel, decidió empezar abriendo su correo. Diariamente recibía una cantidad inmensa de correos de sus admiradores. Hizo un repaso y con una sonrisa observó todos los que le resultaban repetidos. En medio de todos ellos, le llamó la atención uno en particular que tenía por título “No sigas de largo”, lo abrió y pudo leer solo una frase: “Si has llegado hasta aquí, es porque te ha movido lo mismo que me llevó a tus libros: la curiosidad” Sin darle más importancia, continuó revisando el correo. Hasta que, pasados unos minutos, sintió el impulso de volver a leer aquel mensaje. Pocas veces contestaba a los correos con algo más que una frase de agradecimiento pero, se decidió a contestar al nuevo admirador con el mismo desparpajo con el que se había dirigido a ella: -¿Pudiste saciar tu curiosidad?
No habían pasado ni cinco minutos cuando entro la respuesta: “Cada palabra leída me ha llenado aún más de curiosidad” - Bueno, al menos algo diferente hoy, pensó Mabel. Entre correo y correo, se fue pasando la mañana y sin darse cuenta, parte del día. No sentía que estuviera perdiendo el tiempo, estaba justo donde ella quería, sin compromisos sentimentales con nadie y viviendo en el lugar idílico que siempre había soñado; en el centro de la nada verde, bajo un cielo nítido.  Comunicarse con aquella persona le hacía ameno el tiempo y la distraía un poco de su búsqueda de inspiración.    
Iván sabía casi todo de Mabel. La seguía desde que solo escribía alguna pequeña historia en un periódico de gran tirada. Desde que leyó su primer articulo, despertó en él una gran admiración y curiosidad. Estuvo pendiente de la presentación de su primer libro e hizo lo posible por estar presente en ella. Cuando la vio de frente por primera vez, entendió que no se había equivocado con ella. No era una mujer especialmente hermosa pero, emanaba un atractivo que envolvía al que estuviera cerca. Seguía cada una de sus apariciones en tertulias o a través de la prensa. Cuando Mabel presentó su segundo libro, Iván estuvo varias noches sin conciliar el sueño, intentando organizar todo para poder ir y volver a verla.

Comenzaron a tener ese tipo de relación que sin darnos cuenta se convierte en adictiva. Mabel, a medida que pasaban los día se mostraba más confiada y le contaba un poco su día a día. Le describía su entorno y por qué había decidido quedarse allí, le hablaba de sus experiencias y de sus proyectos. Ya no solo se enviaban correos, ahora lo hacían a través de Chat. Iván por su parte le contaba también a que dedicaba su tiempo y le narraba como si fuese un locutor deportivo, sus encuentros de tenis con los amigos, sus escaladas por montañas altamente peligrosas y lo bien que lo pasaba cada vez que salía a caminar por la playa con su perro. Reían mucho contando sus anécdotas. Se dieron cuenta ambos, que aún estando lejos, se extrañaban pero, también se acompañaban. Mabel, comenzó a escribir lo que sería su más emotiva y brillante historia. Empezaba a nacer la necesidad de verse, de tocarse, de entregarse todo aquel sentimiento que iba creciendo con los días. Ambos, empezaron a hacer planes para ese encuentro y a medida que los hacían, se iba escribiendo la historia que ellos querían vivir. Fueron muchas las declaraciones de amor, fueron muchos los deseos expresados, tantos que por una de las partes, comenzó a dominar el miedo. 

Iván llevaba dos días sin responder a sus correos o entrar al Chat, esto tenía muy nerviosa y triste a Mabel. Su mente se llenaba de mil posibilidades, todas demasiado pesimistas, todas la hacían concluir que algo le había pasado. Al tercer día, sobre la media tarde, entró un correo, era él. Mabel no cabía en su alegría y lo leyó de forma eufórica, creyendo que eso no la dejaba leer bien intentó tranquilizarse, lo releyó: “Querida mía, se que te haré daño pero, a ti no puedo engañarte, eres tan especial que no mereces una mentira. No podremos vernos, he conocido a alguien que me ha llenado de ilusión y quiero darle y darme una oportunidad. Por favor, no me odies.” 
Mabel, se quedó mirando a la pantalla del ordenador durante mucho rato. Aparte del dolor intenso que sentía en el pecho, solo sintió como corrían las lágrimas por su cara. Se levantó, se dirigió a la ventana y esta vez vio el color ocre de las colinas. Se quedó allí, no tenía prisa.  Iván, una vez enviado el mensaje, cerró el correo, apagó el ordenador y rodando su silla de ruedas hacia atrás, se dirigió a la ventana, era otoño.       
 Autor: Nerea (@lenenaza)


"El amor ahuyenta el miedo y, recíprocamente el miedo ahuyenta al amor. Y no sólo al amor el miedo expulsa; también a la inteligencia, la bondad, todo pensamiento de belleza y verdad, y sólo queda la desesperación muda; y al final, el miedo llega a expulsar del hombre la humanidad misma".

 Aldous Huxley






sábado, 16 de noviembre de 2013

Gélida #microrelato





"Veo al final de mi rudo camino que yo fui el arquitecto de mi propio destino; que si extraje las hieles o la miel de las cosas, fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas: cuando planté rosales, coseché siempre rosas.
Amado Nervo"




Pareidolia


Pareidolia

¿Loco, loco porque le hablo a mi soledad?
No hablo solo ni he perdido la razón.
Hablo conmigo mismo, con mi corazón
Busco respuestas, busco mi la verdad.

Inquiero a mi conciencia en mi propio yo
Sin ilusiones pareidolicas o apofenicas
Que nublen mi entendimiento y mi razón
No hablo solo, hablo con mi corazón.

Hablo con mí ser espiritual de mi yo físico
Y eso no me hace loco, me hace consiente,
Consiente de saber mi propósito existencial
A través de la enjundia de mis experiencias

No padezco de alucinaciones perentorias
Ni asociaciones que distorsionen mi realidad
Todos padecemos apofenia más o menos
Todos alguna vez hemos estado locos.


Autor:  José Fefo Pérez





"La locura humana es a menudo una cosa astuta y felina. Cuando se piensa que ha  huido, quizá no ha hecho sino transfigurarse en alguna forma silenciosa y más sutil."
          Herman Melville





Atardecer

                                           Atardecer


Trae la tarde una brisa tibia embalsamada con los aromas del hinojo y la retama que bajan del monte, tras la línea de los inhiestos eucaliptos que recortan un cielo plácidamente azul punteado de golondrinas fugaces.
Refluye el agua en el estanque donde se miran los flores blancas y fucsias de los macizos de hortensias, arrimadas al umbrío muro, esperando el frescor del anochecer y el premio del rocío en  la  madrugada.
Ladran los perros en la lejanía y cantan los gallos equivocando su son en la veraneada tarde de soles largos que acarician las viñas y regalan sus últimos rescoldos a las entregadas buganvillas de encendido rojo.
Tintinean alegres los faroles del porche animados por un viento solano que eriza la piel en la sombra y  aquieta el alma como un vaso de agua helada y cristalina mitiga la sed del caminante, peregrino del asfalto.
Se cimbrean rojas y verdes las hojas  nuevas de las photinias, alzando sus ramas rebrotadas al sol, estirando sus tallos como queriendo alcanzar fugaces en el estío los más altos y azulados firmamentos, como si no hubiese más vida que este cielo y este sol y el presentido otoño no fuese a llegar nunca por más que por repetido ya  intuimos su venidera arribada.  
  
          Autor: Descastedo (Antonio)         



"Una emoción llena de piedad, terror, amor, pero una emoción muy fuerte, la empujaba y le hacía ser consciente del otoño. El verano estaba llegando a su fin y el atardecer le brindaba perfumes de perecimiento que resultaban patéticos porque eran una reminiscencia de la primavera. ¿Que una cosa y otra cuadraban intelectualmente? Una hoja, levantada violentamente, bailó detrás mientras otras hojas yacían sin ningún movimiento".
Edward Morgan Forster







miércoles, 13 de noviembre de 2013

Lamento


LAMENTO

No quiero acostumbrarme a que no estés,
no quiero hacer de cada día
mi particular teatro de que estás
y así duele menos.

Hoy, he tenido un mínimo de compasión conmigo mismo
y he decidido coger el bolígrafo, en vez un trago más.

Al arrastrarme por las aceras
las noto más grises que nunca,
y parecen decir que también ellas
añoran las caricias de tus botas.

Es una putada tremenda
imaginarte, tan tu,
acostada conmigo, tan yo,
fundiéndonos juntos
en la humedad más caliente
y de repente despertar,
entre sudores y sábanas
sin encontrarte.

Es una putada y lo sabes,
porque a ti te pasa lo mismo.

Perdón por este lamento.
Ni yo me reconozco.

Pero pasa
que te quiero
y por eso
solo por eso
no me queda más remedio
que seguir engañando a la soledad,
imaginándote a ti
cada momento que paso con ella.




"Espantoso juego del amor, en el cual es preciso que uno de ambos jugadores pierda el gobierno de sí mismo"
Charles Baudelaire



Más de versos Versos entre Humo en su blog http://versosentrehumo.blogspot.com.es/


martes, 12 de noviembre de 2013

Cualquier tiempo pasado nunca fue mejor....


En estos últimos días ha tenido mucha resonancia mediática, tanto en los medios convencionales como en los online,  la noticia de la edición libro “Cásate y sé sumisa” por parte de la editorial Nuevo Mundo que depende del Arzobispado de Granada. Con este título uno puede ya imaginarse de que va el libro pero si se acude a la web  de la editorial (http://www.nuevoinicio.es/libros/casate-y-se-sumisa/) textualmente puede leerse “ahora es el momento de aprender la obediencia leal y generosa, la sumisión. Y, entre nosotras, podemos decirlo: debajo siempre se coloca el que es más sólido y y resistente, porque quien está debajo sostiene el mundo”.  La autora del libro, Constanza Miriano, un éxito de ventas en su país, se inspira para redactarlo en una frase de San Pablo a los Efesios que lo resume todo  “esposas, estad sujetas a vuestros maridos” .  El Arzobispado de Granada, a pesar de las muchas críticas recibidas por la edición de este libro, no sólo no lo retira  sino que no ve razones para ello ya que según este mismo Arzobispado  el libro resulta "muy interesante desde el punto de vista cristiano". Además este libro inaugura la colección “Quotidiana” de la mencionada editorial que según una nota del propio  Arzobispado tratará sobre la  vida experimentada a través de los ojos de la mujer, desde la fe cristiana, en el matrimonio, los hijos, la educación, y la vida social. 

Este tipo de argumentos y de literatura hoy en día nos hace poner el grito en el cielo, lamentarlos con indignación y protestar por las palabras y los actos que pretenden someter a la mujer a la voluntad del marido. Pero no hace tanto tiempo que las mujeres españolas casadas eran consideradas como menores de edad y así lo recogía el mismo Código Civil en su artículo 1.263. Hasta 1975, los actos de transcendencia legal, laboral y muchos de la vida cotidiana de la mujeres casadas necesitaban la licencia marital. Tenían una capacidad de obrar muy limitada, estaban obligadas a obedecer a su marido y a residir en el mismo lugar donde él lo hacía, además de necesitar su autorización o consentimiento para realizar múltiples actividades como obtener el permiso de conducir o el pasaporte, tener una cuenta corriente a su nombre, aceptar una herencia aunque fuese de su propia familia, trabajar, ocupar cargos públicos o ejercer el comercio. Tampoco podía vender ni hipotecar sus propios bienes,  ni disponer de los de origen ganancial, aunque procedieran de su salario, tan sólo podía disponer de ellos para la compra diaria. Y lo que era más grave, no podían tener la patria potestad  de sus hijos hasta la muerte del padre, el cual podía darlos en adopción sin su permiso.  Estas restricciones no desaparecieron hasta la reforma del Código Civil del 2 de mayo de 1975. Era tal el sometimiento de la mujer casada al  marido que hasta el 26 de mayo de 1978 el adulterio  era considerado delito, al igual que el convivir maritalmente con una persona sin estar casados.  No fue hasta la promulgación de la Constitución Española de 1978 que la igualdad  legal entre los sexos se hizo efectiva. 

Apesar que la Constitución establecía la igualdad entre los sexo, la libertad de acción y decisión de la mujer no fue efectiva hasta mediados de los ochenta con la aprobación en 1981 de la Ley del divorcio  o le ley del aborto de 1985. Es más,  el estigma y la supuesta vergüenza de ser madre soltera también pasaba a los hijos  ya que no fue hasta  1985,  con otra reforma del Código Civil, cuando se equiparó los derechos de todos  los hijos,  tantos los concebidos dentro del matrimonio como los de fuera de él, eliminándose el concepto de hijo ilegítimo, bonito eufemismo para no llamarlos bastardos.

Tampoco nos debe llamar tanto la atención el papel que quiere adjudicar a la mujer casada el sector más reaccionario de la Iglesia Católica teniendo presente que durante 40 años el libro de cabeza para muchas mujeres casadas fue el Manual de la esposa perfecta que era entregado a todas las mujeres que hacían el Servicio Social en la sección femenina de la Falange. En él se plasmaban normas que toda mujer casada tenía que cumplir que iban desde las tareas domésticas hasta las relaciones sexuales y siendo el sometimiento de la mujer a la voluntad del marido la nota imperante, llegando a establecer la obligatoriedad de mantener relaciones sexuales a petición del marido, cualquiera que fuese la práctica solicitada, siendo el lema “sé obediente y no te quejes”.  En 1953 se resumió dicho manual en la “Guía de la Buena Esposa” que contenía once reglas para mantener la marido feliz.



Viendo todo esto, me parece paradójico, perplejo e incomprensible que muchos, y sobretodo muchas mujeres, digan  que los tiempos pasados siempre fueron mejores. Me asquea el hecho de ver, leer u oír tanto en las redes sociales, en determinados medios de comunicación o en las conversaciones entre las personas las insinuaciones o las menciones explícitas que en los tiempo de la dictadura todos vivíamos mejor, siendo la situación de la mujer un epígrafe más en  la inexistencia de libertad y derechos para todo ciudadano, existiendo una opresión y persecución de todos y cada uno de aquellos que pedían aires de libertad. Muchos de ellos pagaron con la cárcel e incluso  con su propia vida aquello que hoy algunos llegan a despreciar, los derechos y libertades fundamentales que toda persona tiene derecho de disponer y disfrutar. 



Si Dios fuera una mujer 

(Mario Benedetti)

¿Y si Dios fuera mujer?
pregunta Juan sin inmutarse,
vaya, vaya si Dios fuera mujer
es posible que agnósticos y ateos
no dijéramos no con la cabeza
y dijéramos sí con las entrañas.

Tal vez nos acercáramos a su divina desnudez
para besar sus pies no de bronce,
su pubis no de piedra,
sus pechos no de mármol,
sus labios no de yeso.

Si Dios fuera mujer la abrazaríamos
para arrancarla de su lontananza
y no habría que jurar
hasta que la muerte nos separe
ya que sería inmortal por antonomasia
y en vez de transmitirnos SIDA o pánico
nos contagiaría su inmortalidad.

Si Dios fuera mujer no se instalaría
lejana en el reino de los cielos,
sino que nos aguardaría en el zaguán del infierno,
con sus brazos no cerrados,
su rosa no de plástico
y su amor no de ángeles.

Ay Dios mío, Dios mío
si hasta siempre y desde siempre
fueras una mujer
qué lindo escándalo sería,
qué venturosa, espléndida, imposible,
prodigiosa blasfemia.



sábado, 9 de noviembre de 2013

Miedo a amarnos



MIEDO DE AMARNOS

 Con mis dedos he podido llegar a rozarte…
Como ciegos hemos ido palpando por el aire,
buscándonos a gritos, llamándonos con pasos.
Cruzamos el umbral de una puerta abatida,
con solo un rendija evitando el abrazo.

 Con llagas en el alma ganamos la batalla pero,
te siento más perdido que antes de encontrarte.
Aún sin celebrarnos perdimos la esperanza.
el miedo ha congelado ese arrojo en un instante.

 Nadando hemos llegado justo, donde se juntan los mares.
Sintiéndonos tan cerca, hemos seguido de largo.
Amor que te disipas como Vulcano en el fuego,
me miras desde lejos y yo temblando me quemó.

 Tu imagen se me pierde entre infiernos, desiertos y cielos,
sabiendo que mis ojos se marchitan por las lágrimas,
 que no mojan mi cara pero, me están matando el alma

 ¿Por qué si nos amamos seguimos evitándonos?

 El tiempo que se escapa, se lleva nuestros besos,
caricias y deseos que nos darían la calma.
Yo sigo donde siempre, mirando sin mirarte.
Si quieres, vida mía, ven sin contar los pasos.

 Mi cuerpo está sentado, esperándote en cada ocaso. 




"Te encontré en las turbulencias de la vida, te sentí como un terremoto en mi corazón y tu amor me diste como una ráfaga de viento y cuando fui a recibirlo, se perdió como un lamento.
Francis Aragón

Pelis de polis



“Cuerpos especiales” (2013) protagonizada por Sandra Bullock  es una película cuya principal virtud, y la única, que dirían algunos, es la del recuerdo. Mientras la ves, surgen las evocaciones de tiempos pretéritos,  concretamente de los años 80, y de aquel subgénero que triunfó popularmente, el de las películas de parejas de policías que se enfrentaban a la resolución de un caso especialmente complicado. Estas películas tenían siempre el mismo esquema previo, dos seres completamente diferentes que se veían obligados por las circunstancias a trabajar juntos. El hecho de ser totalmente diferentes hacía que se complementaran y eso les ayudaba a resolver el caso. Además, por añadidura,  se les solucionaba, aunque fuese levemente, algún aspecto problemático de sus vidas privadas, y al final acaban convirtiéndose en los mejores amigos, e incluso en hermanos para siempre.   “Cuerpos especiales”  es sólo una más, en cierta medida homenaje, en cierta manera otra vuelta de tuerca con la diferencia que, esta vez, las protagonistas son  dos mujeres policías, en definitiva, una manera de aprovecharse de nuevo de algo que se sabe que funciona. 

Este esquema se repitió en los 80’s y en los 90’s hasta la saciedad sólo que incluyendo variantes en la ecuación que aportaban alguna novedad, y por ende, seguían entreteniendo que era  lo que importaba. El asunto podría haber empezado con “Límite 48 horas” (1982) con Nick Nolte y Eddie Murphy como variables de la ecuación, un policía blanco y un delincuente negro. Las constantes un caso especialmente intrincado y peligroso, y que  también alcanza generalmente a sus vidas privadas, la muerte de un compañero era un tema muy socorrido. Y junto a eso y aportando habitualmente una nota de humor estaban las diferencias de carácter o de situación ante la vida; y que mayores extremos que un policía muy duro, aún estaba muy presente la figura de Harry el Sucio como el referente de agente de la ley, y frente a él un presidiario, un  delincuente habitual de vida disoluta  pero que,  a pesar de ello,  parecía  disfrutar más de la vida y tomarse las cosas con más filosofía que el duro policía. Naturalmente al final el policía ayuda al delincuente con sus problemas con la ley, y el delincuente colabora  para que el otro protagonista vea la vida con más optimismo.

Habría que esperar a 1987 para que el esquema se repitiese con éxito, con mucho éxito, tanto es así que se convirtió en una saga y se hicieron hasta cuatro películas más con el mismo título, nos estamos refiriendo a “Arma letal” (1987) con Mel Gibson y Danny Glover, ahora sí dos policías pero con formas de vida totalmente diferentes.  Danny Glover representaba al padre de familia típico con esposa, varios hijos y una vida burguesa y conservadora que no quería que nada cambiase, mientras que Mel Gibson era el bohemio que vivía en una caravana, lloraba la pérdida de su esposa y era autodestructivo. Al tocarles trabajar juntos Mel ponía continuamente en peligro y al límite a su acomodado amigo, y Danny conseguía con muchos apuros introducir algo de cordura en la vida de su chiflado compañero.



A continuación llegaron como un río caudaloso un montón de películas del mismo tipo, todos los que eran actores famosos en ese momento quisieron subirse al carro de aquel filón tan resultón. Arnold Schwarzenegger hizo “Danko, calor rojo” (1998) junto a  James Belushi, hermano de John Belushi intérprete de The Blues brothers. En este caso el antiguo míster Universo hacía de policía de la antigua URSS que se veía a obligado a viajar a EE.UU  y trabajar con James Belushi, que representaba a un policía americano típico, bueno, típico de Hollywood claro. Y naturalmente, si Schwarzenegger había tocado el tema,  también tenía que hacerlo Silvester Stallone que hizo  junto a Kurt Russell “Tango y Cash” (1989). En este caso las diferencias entre ambos protagonistas no eran tan extremas;  los dos eran policías, la diferencia estribaba en sus caracteres y  en la manera de enfrentarse a los delincuentes.



Clint Eastwood también aportó su personalidad y su manera de actuar a este tema, así hacía de policía ya machucho que le toca trabajar con un novato, un jovencísimo Charlie Sheen en la película “El principiante” (1990) . Michael J. Fox también estuvo ahí con “Colegas a la fuerza” (1991) donde hacía de un actor que quería meterse en la piel de un policía para poder interpretarlo con  mayor verosimilitud, su modelo a seguir era James Wood que representaba a un policía clásico que sufría el método Stanislavsky de su histriónico compañero eventual.

Las diferencias entre los personajes principales se hicieron muchas veces extremas así lo vemos en “Alien nation” (1988), donde el compañero más extraordinario era nada menos que un extraterrestre. Curiosamente esa era la principal diferencia entre los policías porque a la hora de la verdad había una gran similitud de caracteres y de maneras de enfrentar el trabajo policial.  Otra pareja también atípica era la de la película “Superagente K9” (1989). En este caso  James Belushi estaba acompañado por un actor menos famoso, se trataba de un perro, concretamente un pastor alemán, que acababa resultando más humano que con los que compartía la genética el policía humano.

Y así podríamos seguir no infinitamente pero sí un larguísimo tiempo con Will Smith en “Dos policías rebeldes” (1995) , con Jackie Chan en “Hora punta” (1998),  e incluso con Woopie Goldberg  en la película  “Theodore Rex” (1995)  acompañada de un policía dinosaurio, pero creo que este último es más producto de una pesadilla o eso espero por el bien de nuestra salud mental.


Autor: Gacela

“Eh! corta el rollo quieres amigo! los dos sabemos por que he sido transferido, todo el mundo cree que soy un suicida, lo cual me jode porque nadie quiere trabajar conmigo, o creen que finjo para cobrar la pensión, lo cual me jode porque nadie quiere trabajar conmigo. Resumiendo estoy jodido”.  

Frase de la película Arma Letal