f

martes, 27 de enero de 2015

Almas Gemelas



Cuentan que tu alma gemela es aquella que le da la vuelta a tu
mundo entero en un giro inesperado del destino, cuando por azar
 se encuentran.
No sé si tú me encontraste o yo te encontré, si el universo se plegó
 en una pirueta de 180 grados al norte, y mis 180 grados al sur.
Si el punto donde el alma se fusiona con su gemela es esa mirada
 que quema la razón y deja al corazón errante, en busca de ese
 amor que sea capaz de dar cierre al círculo, que complete la esfera perfecta
 del yin-yang y se trague la llave.

Llevabas la promesa en tus ojos de todo lo que mi alma anhelaba,
llevabas la inocencia dibujada en la sonrisa,
tus manos portaban caricias y generosidad sin fin.
Vivíamos olvidados de nosotros para darnos a otros,
ni tu vida era un sueño, ni la mía un paraíso.

Almas gemelas que se encuentran a la vez, que andan perdidas en
 sus vidas, sin apenas saber que, aunque en su corazón ya
 permanecen unidas, ignoran todo de sus mundos porque no los
comparten.
Como si el destino abriera sus puertas, una y otra vez, ofreciendo
 sus extensos dedos para reencontrarnos, una y mil veces, en los
 momentos más difíciles de nuestras vidas.

Tengo el alma prometida a salvar la mitad de mi perfecta esfera.
Tengo el alma partida sin la mitad que ordene mi caos.

Mi alma no te pertenece, mi alma te la he entregado
 conscientemente, sin acuse de recibo, sin fecha de caducidad y sin
 temor a las veces que se ha roto en este mundo ambiguo, cruel y
 maravilloso.

Somos almas en pena de su gemela,
somos almas alegres que saben que se aman y se esperan.
Almas pacientes que se cuidan y se protegen,
una veces tocamos el fondo del mar,
para luego el alma que esté más fuerte bese al otro, contagiando
 su vida de aire para respirar,
para salir a flote, para arrastrarlo a la arena y llenarlo de las
 caricias, abrazos, o sonrisas interminables, hasta que pueda
 levantarse por sus propios pies, con tiempo y paciencia como la
 que se entrega a un hijo.


Mi alma te espera mientras la vida decide si nuestros cuerpos
 llegarán un día a fusionarse en un intenso y perfecto loto.




"Eran almas gemelas, de alguna manera los dos estaban más solos  que los demás, compartiendo el mismo agujero del abismo"
          José Agustín





Más de Símar en su blog Fantasy Tales   


viernes, 23 de enero de 2015

La voz de las hadas





En el viento del valle profundo
bañado por luces doradas
se oyen cantos hermosos
esa es la voz de las hadas

Con su delicada inocencia
mientras surcan el firmamento
tejen hechizos divinos
así se dice en los cuentos

Bajo las aguas del río caudaloso
nacido en lejanas cumbres nevadas
se oyen susurros angelicales
esa es la voz de las hadas

Sabios seres de cristal
por los héroes venerados
guardan  tesoros de fábula
que no pueden ser encontrados

En el corazón del bosque frondoso
al caer la noche estrellada
se oyen coros maravillosos
esa es la voz de las hadas

Vestidas de hojas esmeralda
coronadas con plata y diamantes
danzan y ríen despreocupadas
hacen soñar a los amantes

Hadas de la luz
Símbolos de la pureza
Ninfas de la oscuridad
Hijas de la naturaleza

Su voz es magia poderosa
a la Tierra siempre ha protegido
y mientras creas en ella
nunca caerá en el olvido







Cuando el imperio del sol se quedó en sombras






Sentados alrededor del cálido kotatsu, antes de degustar las exquisitas calabazas y arroces, destinados para el Tojû, la noche más larga del año, el abuelo sacó un enorme espejo colocándolo encima de la mesa. Guardamos silencio, con un gesto de su mano me invitó a sentarme a su lado...
Hace mucho tiempo nuestro mundo se sumió en una absoluta oscuridad, el corazón del campo se heló, lágrimas del cielo anegaban pueblos con riadas. Sin sustento, sin cobijo y sin abrigo el pueblo moría, devorado por la tristeza.
Enviaron mensajeros al dios de la inteligencia, los acontecimientos inundaron de llanto los ojos del sabio, ¿como un hermano, nacido de la misma lágrima izquierda que su hermana, había cometido aquella atrocidad?
El sabio quiso ver por sí mismo porque Amaterasu, la megami de la que emana toda la luz, los había abandonado, encadenándose en una cueva, culpándose del daño que su hermano, embriagado y loco, había infligido. En su periplo, contempló los cadáveres de las doncellas atravesadas por las astillas del carro de Amaterasu, el ensañamiento con que había destripado al Caballo Celestial de su hermana.
La diosa de la compasión no pudo con su dolor, creyéndose responsable de la fealdad del alma de su hermano.
El sabio debía restablecer la confianza e inocencia, que el Sol, había perdido.
Reunió a todos los dioses: la alegría, la danza, la música, frente a la cueva de Amaterasu, una melodía llamó la atención de la diosa, asomándose con curiosidad para observar aquella algarabía que se escuchaba fuera. El sabio, rápidamente, colocó un espejo frente a la megami, reflejando en él un mundo de resplandor y belleza. Ella  preguntó quién era aquella diosa, el sabio se arrodilló - Solo,vos. Amaterasu.”
Al concluir, el abuelo me hizo cosquillas, colocó el espejo frente a mi sonrisa.

Autor: Símar(@Sirena_Nueva)





Más de Símar en su blog Fantasy Tales  


Las Brujas de la Laguna Grande



En el centro ya desértico, de una laguna muy grande,
se reúnen hoy los niños donde antes, invocaban brujas,
oyendo  viejas historias que se cuentan desde antes.
La oscuridad les acompaña, el frío los acongoja.
El  fino silbido del viento, de pronto se hace presente,
y la leyenda en la bruma, comienza a ser repetida.
Quince brujas se reúnen en la víspera del santo,
quince piedras en el centro para invocar en secreto.
Escondidas en el medio de un bosque de laurisilvas,
desnudas se bañan, con la luna del solsticio de verano.
Akelarre misterioso de  mujeres observadas,
Por los curiosos ojos, escondidos entre ramas.
Grandes piedras que se mueven como si fueran la nada,
cuando las brujas, alzan sus brazos e inician la llamada.
Brebajes de magia oscura que les nubla la conciencia,
danzas donde los cuerpos parecen troncos sin vida.
Historias del gran misterio de un bosque verde y tupido,
donde hubo una laguna y hoy no crece la hierba.









jueves, 22 de enero de 2015

El mito de Narciso


El poeta romano Ovidio en su libro Metaformosis nos relata la leyenda de  Narciso y Eco. Narciso es un bello muchacho, pretendido tanto por hombres como por mujeres, y entre la cuales está la ninfa Eco. Eco es castigada por Hera a repetir las últimas palabras que oía siéndole muy difícil expresar sus sentimientos, no le puede decir a Narciso lo que siente por él.
Eco y Narciso de John William Waterhouse

Un día, estando  Narciso  de caza por el bosque, se quedó apartado de sus compañeros  y esta oportunidad fue aprovechada por Eco. Ésta hace ruidos para capaz la atención de Narciso que al oír aquello pregunta “¿Alguno está por aquí?” a lo que Eco responde“aquí”. Él se queda atónito y con su mirada busca en todas partes y  grita “Ven” a lo que ella responde “ven”. Ella sale de su escondite y se acerca a él con los abrazos abiertos en clara señal  de amor pero él la rechaza y huyé diciendo “Moriré antes de que te adueñes de mí”.
Ante tal desprecio, Eco se escondió en las cavernas,  de la mirada de los demás y se fue, poco a poco, consumiendo hasta que su cuerpo se evaporó y sólo subsistió su voz que repite las últimas palabras en las laderas de las montañas.
La ninfa Eco de Alexandre Cabanel
Narciso repitió su actitud de burla y desprecio hacia muchas otras ninfas de las montañas y una de ella gritó “¡Así como él se ha amado a sí mismo, que nunca pueda alcanzar lo que alguna vez él ame!”. Es por ello que  Némesis, la diosa de la venganza, al oír tales plegaria condenó a Narciso a enamorarse de su imagen reflejada en el agua, así el joven se ve a sí mismo en un estanque y enamorado y atraído por esa imagen y ante la  imposibilidad de separarse de ella muere ahogado en el agua. Las ninfas buscaron su cuerpo pero no lo encontraron apareciendo una flor amarilla con pétalos blancos alrededor de su cáliz, a la que todos conocemos con el nombre de narciso.
Narciso de Caravaggio
 Esta leyenda da origen a la expresión de “narcisismo” que engloba a todos aquellos que tienen excesiva admiración por su imagen, por sus facultades, por todo su ser. Se  creen pluscuamperfectos, todo un derroche de virtudes  que hace que estén tan pendientes de sí mismos que olvidan a los demás. Tienen una actitud egoísta, banal, con total falta de empatía hacia los demás que les hace cree ser el centro de atención, que todos están pendientes de ellos, de lo que hacen, de sus idas, de sus  venidas, de su ser, de su estar. Pero lo más gracioso de ello es que el común de los mortales no sabemos de su existencia. En mi vida siempre he huido de todo “narciso”, de todo aquel que se cree inmaculado,  dotado del aura de la perfección, que cree que nada tiene sentido sin él, que él es el motor de tu vida, porque en la mayoría de los casos esconden un ser acomplejado, lleno de inseguridades que proyectará contra ti haciéndote el blanco de sus críticas y agravios, que por creerse, o mejor dicho, por hacértelo  creer hará, con sus comentario y acciones sentirte inferior que él. Es por esto que prefiero un bello cardo borriquero que un atroz y mortífero narciso.
Autor: Carmen @Persefone123

"Hay que dejar la vanidad a los que no tienen otra cosa que exhibir"  
Honoré de Balzac




lunes, 19 de enero de 2015

Dulce ilusión de lo ya vivido






“¿Por qué volvéis a la memoria mía, tristes recuerdos del placer perdido...?” 
José de Espronceda




jueves, 15 de enero de 2015

Soledad ¿por qué eres tan mala compañera?


Ella llama a tu puerta, se presenta sin ser invitada, entra sin permiso y se pone a tu vera, invadiendo todo tu espacio, siendo una mala compañera. Ella entra sin avisar,  nunca nos deja solos, se apodera de nosotros haciéndonos una compañía casi eterna, pero ¿qué te hemos hecho, Soledad, para que te comportes de esta manera?
Puedes estar  rodeado de cientos de personas y sentirse sólo, puedes tener mil amigos y aun así estar sólo, puedes estar contigo mismo y reparar que estás muy, pero que muy, sólo. Puedes gritar en medio de gentío sabiendo que nadie te escuchará, comprobando, que estás inmensamente solo; solos tú y ella, la soledad, como fiel compañera.
La soledad te arrastra, te encierra, te aísla, te recluye, te entierra, haciéndose tu única compañera. En muchas ocasiones nos sentimos seguros, protegidos, reconfortados teniéndola a ella. Creamos un muro a nuestro alrededor dentro del cual sólo cabemos ella y yo, yo y ella. No queremos que los demás destruyan ese muro, repelemos cualquier ataque que puede dañar su defensa, y es entonces cuando ella se afianza como nuestra única amiga y compañera. Ella nos hace creer que somos fuertes, invencibles autosuficiente, que no necesitamos a nadie más, sólo a ella. Detrás de la soledad, escondemos aquello que de verdad queremos, una mano amiga que nos ayude a deshacernos de ella, que nos ha hecho su presa.

      Autor: Carmen @Persefone123
"Estamos solos, vivimos solos y morimos solos. Solo a través del amor y la amistad podemos hacernos la ilusión, por un momento, de que no estamos solos"
Orson Welles 




La inquilina #microrelato












domingo, 11 de enero de 2015

Epílogo para una época (III)


                                                                 
Algunos árboles han caído al interior de las bóvedas de la estación, son las únicas hojas que se ven. 

La rubia tiene la cara de los ángeles que minan las líneas de los leales.
Sería capaz de pedir una hipoteca a un banco por sus piernas,
por su escote trabajaría estresado,
y los labios me obligarían a cometer maltratos con mis principios.
Ninguna soñadora menos perfecta nos rescata a los que soñamos casi despiertos.
La rubia sabe que tiene un rostro casi perfecto.
Por ello no me mira.

Menos mal que soy un “loco” no clasificado de este metro. Somos muy pocos, los que pensamos que hay salidas al exterior.
Un tiempo donde andábamos bajo el cielo, reconocíamos constelaciones y planetas.
Eso decían los libros.

Estación “El arte moderno”.
 Aquí la gente aprovecha para mear,
buen material para los artistas 
que lo convierten rápido en dinero. 









martes, 6 de enero de 2015

Arabesque





Sus  pies, casi deformes, eran el recuerdo de muchos años de trabajo, dolor y sacrificio, pero eso ahora quedaba muy lejano. Siempre pensó que sus padres al elegir su nombre habían iniciado una historia de contradicciones.  Llamarse Clara y no haber tenido nunca nada claro resultaba un poco cómico. 
Tenía ocho años cuando entró en aquel salón lleno de espejos y largas barras de madera adosadas, con el suelo de parquet algo desgastado y unas niñas con leotardos y mallas. No quería soltar la mano de su madre y se escondió detrás de ella para observar el mundo en el que habían decidido que se desenvolvería a partir de ese momento. Su madre, su escudo para protegerse del mundo, pretendía dejarla allí sola. Aunque dijera que era bueno para ella porque tendría amigas, porque era una forma de relacionarse y hacer el ejercicio físico para el cual tenía las condiciones apropiadas, ella sentía que la estaba abandonando. Allí se quedó con un grupo de chiquillas, todas más o menos de su edad pero que se movían con una soltura y seguridad envidiable, reían y bromeaban sin notar que ella estaba presente y luego, todos aquellos espejos a los que tanto odiaba. Cada vez que se miraba en ellos su inseguridad crecía un poco más. Todas callaron cuando entró al salón una señora vestida como ellas, que con dos palmadas logró que todas se pusieran en fila frente a una de las barras y disciplinadamente esperaran órdenes.  La señora se acercó a ella, la tomó de la mano y la situó justo al final de la fila de momento, tú solamente imita lo que hagan tus compañeras”. 


Era una niña muy pequeña para su edad, tan delgada que a su madre le costaba mucho trabajo encontrarle ropa adecuada, siempre iba vestida como una niña pequeña. Además era demasiado tímida. Apenas hablaba si no era en casa cuando estaba en familia. No como su hermana mayor Eloisa, tan bonita y lucidora, tan risueña, simpática y parlanchina que todo el que la conocía tenía que hacerle algún comentario, a ella, o a sus padres.  Eso pensaba Clara cuando se metía en su mundo y veía el resto como una espectadora. Nunca le faltó el cariño los mimos y la protección de sus padres, ni de su hermana, pero ella se sentía diferente, se sentía poquita cosa.

La jornada





 Cae la noche fría y desolada
como manta densa sobre mi alma
quedan mis manos cansadas
la jornada bárbara está en calma.
 La tristeza invade mi corazón
como el gusano al muerto
son tiempos de profunda desazón
me siento huérfano en el desierto. 
 Creo en el día diáfano y libre
como el reo imagina en su mente
para que mi cuerpo no se desfibre
sobre el lodo espeso y caliente.
 Las estrellas lejanas brillan
como trigales en la primavera
mas mi boca la callan
patrones tiranos de gran galera. 
 El día final está llegando
como la desdicha intrusa
siempre me veía llorando
pero ahora la muerte es mi musa. 
 Jornada maldita me has destruido
 abatido sostengo pedazos de mi ser
miro lejos el horizonte derruido
  y caigo solo para volver a nacer.
 Autor: Roy Bach 







 Más de Roy Bach en su blog  www.escritorrb.blogspot.com.ar


jueves, 1 de enero de 2015

Carta a un viejo amigo...



Querido y viejo amigo. Creo que es la última oportunidad que tengo de hablar contigo, ahora que vencen las horas para poder disfrutar de tu presencia. Y no quería, no podía pasar este momento sin darte las gracias.
Ha sido larga, pero maravillosa, esta travesía a tu lado. Cargada de momentos inolvidables, por alegres y difíciles; pero en el fondo creo que has conseguido que pueda sentirme hoy mejor persona, y eso no puedo decírselo a todo el mundo. No podía dejar de escribírtelo antes de que me dejes. 
Juntos nos hemos ido construyendo cada mañana. Es difícil saber ahora mismo donde empiezas y donde acabo, porque en realidad te has hecho parte ya de mis recuerdos, y te llevaré para siempre muy dentro, en ese baúl de emociones que no quisiera cerrar nunca. Recuerdo como si fuera ayer como te conocí una fría noche de invierno en Almagro. Plagaste de estrellas aquel cielo, y me regalaste una noche maravillosa que no olvidaré jamás. De esos días que uno prefiere almacenar en su interior para saborear despacio cuando el sol no calienta. 
Y fuimos construyéndonos juntos. Día a día, hora a hora, segundo a segundo. Y aunque tengo que reconocerte que también hemos vivido de la mano malos momentos, me quedo con todas las luces que encendimos juntos y que no se apagarán jamás en mí.
Espero a tu sucesor con ilusión, tengo que decírtelo. Lo espero. Pero no quiero que pienses que te echaré en el olvido, nunca podría hacerlo. Como espero que los que hayan compartido con nosotros tantas vivencias no lo hagan, porque contigo hemos vivido algunos de los días más hermosos de nuestra vida.  

Los ciudadanos magos

  
Queridos niños, este año la historia de los Reyes Magos ha cambiado un poco. Debido a unos políticos malvados pertenecientes a las hordas de la avaricia y la codicia, han prohibido a los Reyes Magos entrar en España. Y todos los niños españoles dignos y buenos no pueden recibir regalos. Un momento... ¡Oh!, qué está pasando, parecen buenas noticias éstas que descubro ahora. Veo unas ciudadanas y ciudadanos valientes que se han presentado voluntarios para cruzar las fronteras y traer los regalos que allí han dejado los Reyes Magos. Pero... ¿Podrán superar todos los peligros? Al menos dicen ser magas y magos, porque son muchos las carencias y amenazas que acechan. En su difícil camino encontrarán legisladores malos que asustan nada más verlos, llevan guadañas y capuchas. L@s ciudadan@s valientes no podrán mostrar debilidad y quejarse, si lo hicieran estos legisladores malvados los multarían con miles de euros. Tampoco pueden recurrir a los tesoros y herramientas del Estado, pues unos hombres muy fuertes con palos y porras no les dejarán acercarse. 
Deberán ir sólos, saltar vallas muy altas reforzadas con cuchillas muy afiladas, y cruzar mares con plataformas petrolíferas dispuestas a embestir sus embarcaciones. Por la noche deberán tener mucho cuidado, porque aparecerán en el camino luces coloridas de neón anunciando "Tarjetas Black", y si se acercaran y las tocaran caerían en vicios o pesadillas que los apartarían de su viaje y allí quedarían atrapados. También les acechará el fantasma de las mentiras que puede aparecerse en televisiones y plasmas para confundirlos o amenazarlos con miedos y trampas. Tendrán que atravesar hospitales con escasez de recursos y colegios con muchos niños no nutridos suficientemente. Muchos ancianos desahuciados y tristes les mirarán desde las ventanas de las casas de caridad que les acogieron. Ningún banco les dará crédito y así deberán atravesar las fronteras y volver. Sin duda una gran aventura les espera, pero son valientes. 
Los Ciudadanos Magos saben que si las niñas y los niños tienen ilusión en ellos nadie y nada podrá detenerlos. Querid@s niñ@s, vuestras ilusiones, vuestros deseos, vuestras ganas para que estos valientes consigan traer esos regalos, será fundamental. Si vosotros queréis y lo deseáis con fuerza se cumplirá. Así los ciudadanos dignos volverán victoriosos de su odisea y durante la noche del cinco de enero se colarán en las casas de l@s niñ@s buen@s, dejando muchos regalos. Y a los lejos, muy a lo lejos, los Reyes Magos lo verán todo y sonreirán, agradeciendo que los ciudadanos valientes pudieran llevar sus regalos a los niños buenos españoles. Escribid pronto y pedir vuestros regalos, porque pronto los Ciudadanos Magos partirán dispuestos a que tengáis una festividad digna. Comenzad: "Queridos Ciudadanos Magos..."

FIN 
Autor: Ciudadano Humano (@ciudadanoNick) 

"Las actitudes colectivas y la mentalidad evolucionan y, en ciertos aspectos, hasta se revolucionan"
 José Luis Aranguren




Más de Ciudadano Humano en su blog El albumcito hablador