f

domingo, 8 de marzo de 2015

Mujer luchadora anónima (La abuela)



Fotografía: Alexandre Rodchenko

El pelo que desea rubio le ha dado cabellera leonina rojiza. Indómita, ancestral, destacada al hablar de su historia. No ha podido ser dominada por colinas y caminatas, nieves y sofocos en las tierras de Castilla. 
Gran señora que ha salvado con vituallas de posguerra a seis hijos, otros 2 murieron de gripe, y tres abortos; bajando del viejo ferrocarril a la frontera portuguesa y la áspera meseta.
No oye casi, y enciende la vieja estufa que no puede manejar casi. Ha transcurrido tiempo desde 1900 en tierras del interior. Arrastra sus piernas, hoy se ha visto terriblemente deformada como si le anunciasen muñones futuros, látigo y entregas de la muerte. Su perfil de dama noble dirigente del clan, ha sido tocada por décadas de incesantes desventuras, pero no se rindió, dio de comer hasta el último de sus vástagos.
Ayer, la nariz casi helada por inspirar alcohol puro para expulsar a un catarro pertinaz, hablaba de su coraje a solas. Ahora arrastra con un bastón mal querido la figura encogida, de la anónima mujer, de la última heroína.
Autor: Conrad Quevedo (@theyoungQuevedo)


                                       






1 comentario:

  1. Bonito microcuento. Se apaña bien con las fotos.

    Saludos!

    ResponderEliminar