f

lunes, 19 de mayo de 2014

Tan dolorosamente real


Tan dolorosamente real

Harta de ser un sueño.
Harta de ser fantasía.
Harta de ser una musa.
Harta de ser un reflejo.
Harta de ser una ilusión.

Soy tan dolorosamente real,
como cada lágrima que escapa
ardiendo de mis mejillas.

Soy tan dolorosamente real,
como cada sonrisa que doy, y
que desdibujas con un cincel de escultor
esculpiendo en mi dulce rostro de niña
una desagradable media luna de tristeza.

Harta de que me ates.
Harta de que me cojas y luego me sueltes.
Harta de tu incapacidad de decisión.
Harta y más que harta de tanto sacrificio.

Soy tan dolorosamente real,
que soy incapaz de no ser yo misma.
Soy tan dolorosamente real,
que odio simular y fingir.

Soy tan dolorosamente real,
que transformo y lucho por mi vida
para que deje de ser tan dolorosamente real.

Harta de sueños y quimeras
Harta de palabras que se borran tras un tropiezo.
Harta de bobadas y estupideces
Harta de que las personas no sean,
que solo parezcan ser
y algunas ni llegan a ser seres,
porque carecen de raciocinio.

Soy ahora tan dolorosamente real,
que no quiero un pasado,
no quiero un presente,
quiero un futuro cierto y real.
Un futuro sin sueños
Un futuro real y contigo.


Porque estoy harta de ser tan dolorosamente real.





"La mujer musa es la de carne y hueso"

Rubén Darío




2 comentarios:

  1. Expresa el sentimiento como si fuera algo más que palabras.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar