f

domingo, 4 de agosto de 2013

Las Trece Rosas


Las trece rosas

Las Treces Rosas fueron un grupo de treces mujeres, con edades comprendidas entre los  18 y 29 años que fueron fusiladas el 5 de agosto de 1939. Muchas de ellas formaban parte de las JSU (Juventudes Socialistas Unificadas) en el oscuro Madrid recién acabada la Guerra Civil. Fueron  fusiladas por el mero hecho de defender sus ideales igualdad, libertad y democracia. 
Pocos meses antes de finalizar  la Guerra Civil, en febrero de 1939, El Buró político del PCE y las JSU decidieron que sus principales dirigentes en la capital se exiliasen dejando la organización en manos de jóvenes militantes poco conocidos, dentro de los cuales había un policía infiltrado. Este hecho supuso la detención de uno de los secretarios generales del comité provincial de Madrid, que bajo tortura, reveló la identidad de muchos de sus compañeros.  Este hecho y, que los ficheros con los nombres de los militantes de ambas organizaciones políticas cayeran en manos de los militares franquistas, hicieron que en mayo de 1939 la mayoría de sus componentes fueran  detenidos, y entre ellos se encontraban las trece rosas. 


El 29 de julio de 1939 tres miembros de las JSU asesinaron a un comandante de la Guardia Civil, a su hija, y al chófer que los acompañaba, siendo detenidos poco después. Así  el 3 de agosto se celebró un consejo de guerra a 57 miembros de las JSU y  todos, salvo una mujer, fueron sentenciados a muerte. Aunque sólo tres de ellos fueron los autores materiales de los asesinatos, el resto también fueron  condenados a muerte,  como responsables indirectos y por rebelión militar, y entre esas 56 personas se encontraban Las Trece Rosas. La sentencia fue ejecutada apenas 48 horas después  de ser  dictada  haciendo imposible la petición de clemencia.  Así,  la madrugada del 5 de agosto de 1939 “Las Treces Rosas“  fueron fusiladas en la tapia del cementerio de la Almudena de Madrid, muy cerca de la cárcel de Las Ventas donde estaban recluidas.

La novela de Jesús Ferrero “Las Treces Rosas”  (2003) y el libro del periodista Carlos Fonseca  titulado “Treces Rosas Rojas”  (2004) dio a conocer al gran público la historia de estas trece mujeres. Estos hechos también fueron llevados a la gran pantalla con el documental de Verónica Vigil y José María  Almela “Que mi nombre no se borre de la historia” (2004) y la película “Las Treces Rosas” de 2007, dirigida por Emilio Martínez-Lázaro que fue nominada a 14 premios Goya, llevándose 4 de ellos.

Las treces Rosas fueron: Martina Barroso (24 años, modista), Blanca Brisac (29 años, pianista), Pilar Bueno (27 años, modista), Julia Condesa (19 años, modistas), Elena Gil (20 años,activista), Adelina García Casillas (19 años, activista), Virtudes González García (18 años, modista), Ana López Gallego (21 años, modista),  Joaquina López Laffite (23 años, secretaria), Dionisia Manzanero (20 años, modista), Victoria Muñoz (18 años, activista) y Luisa Rodríguez de la Fuente (18 años, sastre).



LAS TRECE ROSAS

Caluroso amanecer, con una luz que no alumbra
Caminando hacia las sombras, se van perdiendo unos pétalos.
Tallos que sin espinas son llevados a una tapia,
para cercenar su luz  cubriéndolos de negro velo.
Jóvenes capullos de rosas, que por su color se distinguen,
sobre ellas, el temeroso horror de un cobarde tirano
Modistillas de Madrid, las activistas, la pianista,
que no creían en amo…
Mujeres, aún niñas cuya riqueza era, la dignidad que ceñían
Creyendo con valentía , en la libertad, en los derechos
que no tenían…

Blandas y tiernas sus carnes por el verdugo golpeadas,
desgarrando aquellas flores con saña y cobardía.
Vidas que se cegaron con fuego de intolerancia.
Cuerpos  sobre una pared de luto, que yacen fusilados
por el oscuro fanatismo…
De quienes temen la libertad, de los creen en sí mismo.
Trece cuerpos escondidos en una cobarde fosa
Trece mujeres valientes, niñas que nunca fueron diosas,
Son los cuerpos de la leyenda, los cuerpos de las Trece Rosas.


EN HONOR A : Blanca, Carmen, Julia, Elena, Ana, Martina, Dionisia, Pilar, Adelina, Virtudes, Luisa,  Joaquina y Victoria. LAS TRECE ROSAS.








3 comentarios:

  1. La historia...
    testigo de los tiempos,
    luz de la verdad,
    vida de la memoria,
    maestra de la vida,
    testigo de la antigüedad. Cicerón
    Ojalá no fuera la sangre la tinta que la escribe.

    ResponderEliminar
  2. Excelente trabajo. Muy buena la reseña y bella poesía. Seguid así chicas, lo estáis haciendo muy bien.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tus palabras te dan ánimos para continuar.

    ResponderEliminar